La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha iniciado una investigación en el mercado de prestación de servicios de inspección técnica en carretera de vehículos comerciales.

Competencia estima que podrían haberse dado posibles prácticas anticompetitivas, entre las que se incluirían un posible reparto y manipulación entre diversas empresas del sector de una serie de licitaciones convocadas por la DGT.

La semana pasada, el organismo regulador realizó inspecciones domiciliarias en las sedes de varias empresas de este segmento de actividad para comprobar la posible existencia de una práctica colusoria anticompetitiva por parte de determinadas empresas del sector en relación con las licitaciones convocadas por la DGT para la prestación de servicios de inspección técnica en carretera de vehículos comerciales en todo el territorio español.

Estas inspecciones suponen un paso preliminar en el proceso de investigación de las supuestas conductas anticompetitivas. Si como resultado de la inspección Competencia hallara indicios de prácticas prohibidas, se procederá a la incoación formal de expediente sancionador. En este caso, los acuerdos entre competidores constituyen una infracción muy grave de la legislación de competencia, que puede conllevar multas de hasta el 10% del volumen de negocios total de las empresas infractoras.