La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) prosigue con su exhaustiva inspección y control al sector de transporte de mercancías por carretera. Así, inspectores de la Dirección de Investigación de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) han llevado entre el miércoles 8 y este jueves 9 a cabo inspecciones en diversas asociaciones de transporte por carretera con origen o destino en los puertos de Santander y Alicante.

Según señala en un escueto comunicado la CNC, el motivo de las inspección es que existe sospecha de «posibles prácticas anticompetitivas consistentes en fijación de precios y de condiciones comerciales o de servicio, reparto de mercado y limitación o control de la producción».

Como suele siempre matizar la CNC, las inspecciones suponen un paso preliminar en el proceso de investigación de la supuesta conducta anticompetitiva y no prejuzgan el resultado de la investigación ni la culpabilidad de la entidades inspeccionadas. En caso de acreditarse algún indicio se procedería a la incoación formal de expediente.

La facultad de inspección de la CNC se ha visto reforzada en la nueva Ley de Defensa de la Competencia, en línea con uno de los objetivos fundamentales de la reforma: la lucha contra las prácticas más dañinas, en particular, los cárteles.