Transporte frigorífico

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) continúa con su investigación de posibles prácticas anticompetitivas en el mercado del transporte frigorífico de mercancías por carretera. A tal efecto, se han llevado a cabo nuevas inspecciones simultáneas en diversas empresas del sector.

Así, tras las primeras inspecciones realizadas a mediados de diciembre a las asociaciones nacionales Atfrie y Astic y a un grupo de empresas del sector, entre el 13 y 14 de marzo de 2013 inspectores de la CNC han vuelto a inspeccionar las sedes de diversas empresas de transporte frigorífico de mercancías por carretera españolas. Al igual que la vez anterior, la inspección se basa en la sospecha de posibles prácticas anticompetitivas en este sector, consistentes en la fijación de precios y de otras condiciones comerciales y de servicio, así como el reparto del mercado del transporte frigorífico de mercancías por carretera en España, contrarias a la Ley de Defensa de la Competencia.

Inspectores de las autoridades de competencia autonómicas correspondientes a localidades donde se ubican algunas de las empresas inspeccionadas han colaborado en la ejecución de las mismas, a solicitud de la Dirección de Investigación de la CNC.

Las inspecciones suponen un paso preliminar en el proceso de investigación de la supuesta conducta anticompetitiva y no prejuzgan el resultado de la investigación ni la culpabilidad de las empresas inspeccionadas.

La CNC señala que en caso de acreditarse algún indicio de infracción se procedería a la incoación formal de expediente, pues tales conductas restrictivas constituirían una infracción del artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia y del artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

Estas conductas se consideran como una infracción muy grave, que podría suponer una multa de hasta el 10% del volumen de negocios total de las empresas infractoras en el ejercicio inmediatamente anterior al de imposición de la multa. El organismo regulador de la competencia recuerda que la investigación de los cárteles supone una de las prioridades de su actuación, “dada la especial gravedad de sus consecuencias sobre los consumidores”.