A nadie se le escapa que los procesos de adquisición de empresas en el sector logístico en España y a nivel internacional han sido una constante en los últimos años, en los que se han producido de forma permanente fusiones y adquisiciones de grandes grupos internacionales sobre compañías de tamaño medio, incluso de gran volumen o especialistas sectoriales.

Solo en el periodo 2015 a 2019 se han producido en España más de 73 operaciones entre compras, integraciones y fusiones. Un número nada desdeñable si entendemos que el sector logístico en nuestro país lo integran cerca de 200 empresas, y que las cinco primeras suponen un 40% del mercado.

Por otro lado, es una realidad constatable que en la actualidad existe un número muy significativo de compañías en venta o abiertas claramente a procesos de integración. Tratando de simplificar las principales causas de esta concentración continuada, vamos a destacar dos – sin duda hay más y la pura oportunidad de mercado es muy relevante.

Un sector como el de  la logística y el transporte excesivamente segmentado es, en la práctica, una debilidad

En primer lugar, la propia necesidad de concentración del sector. Un sector como el de  la logística y el transporte excesivamente segmentado es, en la práctica, una debilidad. Esto se debe a que hay compañías pequeñas que basan su actividad de forma continuada en modelos de subcontratación, y al hecho de que la tan necesaria capacidad de inversión esté en la práctica en muy pocas manos.

La concentración es, por tanto, no solo un hecho constatable a simple vista, sino un factor deseable y de saneamiento del mercado.

La segunda causa que destacamos es la oportunidad de negocio que suponen estas empresas, que han superado la crisis anterior. Por tanto, en mayor o menor medida garantizan un saneamiento de sus balances, y un fondo de comercio sólido y probablemente equilibrado.

A esto hay que añadir la especialización sectorial, especialmente en ámbitos como el textil o farma, donde la compra de una compañía supone en la práctica la adquisición de una cuota de mercado en ese segmento.

Este proceso va a continuar, ya que, a este escenario local, hay que añadir grandes proyectos internacionales, hoy en día paralizados a causa del Covid-19, que puede trastocar sin duda el ‘Quién es Quién’ de los operadores logísticos y compañías de transporte a nivel nacional y Europeo principalmente.

Estas grandes operaciones aportarán un mayor nivel de concentración, positiva si cae en manos de otros operadores existentes en el mercado, o especulativa si son adquiridas por otros fondos de inversión.

Por todo ello es importante considerar que esta concentración de compañías supone un proceso sin marcha atrás y que se acelerará por la posición compradora e integradora existente por parte de grandes grupos logísticos, tanto en España como a nivel internacional.