La fusión por absorción de CLASA (Centros Logísticos Aeroportuarios, S.A.) por parte de Aena Aeropuertos se ha hecho efectiva el 1 de diciembre. De esta forma, culmina el proceso iniciado el pasado 16 de marzo por el que la filial de carga aérea de Aena Aeropuertos se extingue y comienza a operar Aena Aeropuertos subrogada en la posición contractual de CLASA respecto de todos los contratos suscritos por esta última.

El 16 de marzo de 2012 el Gobierno aprobó el Plan de Reestructuración y Racionalización del Sector Público Empresarial y Fundacional Estatal, para poner en marcha un proceso de reorganización del sector público empresarial y fundacional del Estado Central.

El 27 de junio de 2012 los consejos de administración de CLASA y Aena Aeropuertos aprueban el proyecto común de fusión por absorción, y sus respectivas juntas generales universales acuerdan la fusión el 17 de octubre. Tras su publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil de Madrid el 24 de octubre, se presentó en el Registro Mercantil de Madrid el 30 de noviembre, de forma que Clasa quedó extinguida y desde el 1 de diciembre se hace efectiva la fusión por absorción por parte de Aena Aeropuertos.

La carga aérea sigue siendo prioritaria

A pesar de la desaparición de Clasa, a través de un comunicado Aena asegura que la carga aérea seguirá siendo una prioridad. “Aena Aeropuertos va a poner todo su esfuerzo en el desarrollo de la misma”, apostilla.

La Dirección de Servicios Comerciales y Gestión Inmobiliaria de Aena Aeropuertos va a ser la responsable a partir de ahora de esta línea de negocio. Como primera medida, se ha elaborado un plan estratégico a corto plazo que va a ponerse en marcha de inmediato.