El combustible se ha convertido en uno de los gastos más importantes tanto para las empresas de transporte por carretera como para los que usan el coche a diario. Una conducción eficiente no solo ayuda a conseguir un ahorro medio de carburante del 10% sino que también ayuda a reducir la contaminación acústica y el coste de mantenimiento del vehículo como los frenos, embrague, caja de cambios y motor.

En el caso de las empresas de transporte, para las que el gasto en combustible supone el 40% de sus costes de explotación, se necesita un control continuo de todos los conductores de los vehículos de la flota que ayude a aplicar estas medidas y sostener los cambios en el tiempo.

Estos problemas se resuelven con soluciones telemáticas que controlan el consumo de combustible. A este respecto, la empresa Molvidata cuenta con una solución que permite analizar segundo a segundo  todos los parámetros de la mecánica del vehículo.

Eco-Flett analiza el aprovechamiento de la inercia, las pisadas a fondo del acelerador, el aprovechamiento del motor o tiempos a ralentí entre otros, y genera informes personalizados por conductor identificando las ineficiencias en su estilo de conducción para ser corregidas y reducir el consumo de combustible.

Estas soluciones avanzadas mejoran la gestión y reducen tanto los costes de combustible de las empresas de transportes como su huella ambiental.

Además,  Eco-Fleet dispone de varios complementos como programas de formación in-company con clases  teórico-practicas que permiten de una manera más personalizada corregir los hábitos de conducción, y navegadores embarcados interactivos que mediante alarmas sonoras y visuales en tiempo real advierten al conductor de ineficiencias y le permiten autoevaluar su rendimiento para lograr un estilo de conducción más eficiente y económica.