accidente camion

Hay que contar con el tiempo de reacción suficiente para minimizar cualquier daño.

Arval, compañía especializada en soluciones de movilidad perteneciente al grupo BNP Paribas, ha elaborado, en colaboración con la Fundación Mapfre, una lista de consejos de seguridad para los profesionales del transporte por carretera con el fin de reducir los riesgos de accidente.

Los expertos señalan que es primordial no confiarse al volante. Aunque sea una ruta conocida existen factores que se escapan al control y hay que contar con el tiempo de reacción suficiente para minimizar cualquier daño, lo cual solo se consigue estando 100% atento.

En este sentido, es muy importante planificar las rutas con tiempo suficiente teniendo en cuenta paradas y posibles atascos evitando distracciones y riesgos innecesarios. Por la misma razón, es importante dejar activado el manos libres del móvil por si se recibe alguna llamada y manipular siempre el GPS antes de emprender la marcha.

Por otra parte, para mitigar las labores de carga y descarga, hay que procurar colocarse siempre en el lado más cercano a la acera para evitar posibles atropellos y respetar siempre las normas de seguridad, utilizar una carretilla para evitar lesiones y evitar depositar la carga en el suelo para no provocar caídas de terceros.

Respeto a los tiempos de descanso establecidos, los profesionales que deben llevar tacógrafo tienen que cumplir con los tiempos de conducción y respetar los descansos establecidos, ya que de esta forma se reduce el riesgo de fatiga y la posibilidad de quedarse dormido al volante, factor que causa cerca del 20% de los accidentes.

Importancia de las revisiones y mantenimientos periódicos

Además, la carga tiene que repartirse por el compartimento destinado al transporte y separarse de la zona del resto de viajeros. Los elementos que más pesen han de ir siempre tumbados y todo ha de estar bien sujeto para evitar desplazamientos con el vehículo en marcha, ya que una mala estiba puede afectar a la respuesta del vehículo.

También hay que tener en cuenta que los vehículos comerciales de reparto son más grandes e inestables que los turismos, por lo que requieren más prudencia al volante.

Asimismo, el buen estado del vehículo es fundamental para garantizar la seguridad en carretera. Es muy importante realizar las revisiones y mantenimientos periódicos marcados por el fabricante, así como hacer el cambio de repuestos que tengan que ver con frenos o neumáticos de forma habitual.

Es muy importante que toda la documentación esté en regla, especialmente la ITV, y una rápida revisión visual de luces, líquidos y presión de neumáticos ayuda a detectar posibles defectos.