Continental ha desarrollado un sistema de asistencia de giro basado en un radar que los operadores de flotas pueden instalar fácilmente en sus vehículos comerciales pesados.

Con este producto, la marca se convierte en el único proveedor hasta la presente que apuesta por una solución basada exclusivamente en un radar que detecta y diferencia a los ciclistas y peatones.

La compañía estima que el radar supone la solución ideal para detectar ciclistas y usuarios de patines eléctricos en el ángulo muerto, distinguirlos de otros objetos y evitar accidentes graves, ya que, a diferencia de los sistemas basados en cámaras o en ultrasonidos, el sistema de sensores detecta si se trata realmente de un ciclista o de un peatón.

El sistema, que llava la denominación comercial de RightViu, se instala fácilmente en los vehículos en unos pocos pasos sin necesidad de contar con una pantalla en la cabina sobre el soporte del espejo retrovisor.

Así mismo, el dispositivo utiliza el CAN bus y no precisa de ningún cable adicional, toda vez que el único requisito es que el radar se instale a una altura de al menos dos metros para que tenga el alcance de detección adecuado.

Finalmente, la señal de aviso se ha diseñado para evitar al conductor una avalancha de información en la cabina que pueda distraerle y proporcionar siempre la información correcta en el momento adecuado.

Por otra parte, Continental está trabajando en una solución para vehículos comerciales ligeros que también estará basada en el radar.