El consumo de cemento en España ha crecido en abril un 116,8%, hasta un total de 1.238.910 toneladas, 667.341 más que en el mismo mes de 2020, según los últimos datos de la patronal cementera.

Aún así, si se compara el dato con el del mismo mes el de 2019, último año no afectado por la pandemia, se observa un crecimiento moderado de un 3,4%, más acorde, según Oficimen, con el ritmo de actividad actual del sector constructor.

Pese a ello, el registro es también el más alto para un mes de abril en los últimos diez años, aunque también refleja que no se han recuperado plenamente todavía los niveles de consumo de cemento previos a la pandemia.

En este sentido, el volumen acumulado en los cuatro primeros meses del ejercicio registra una caída del 4% en comparación con idéntico período de 2019, para un total de 4.616.815 toneladas, un 24,5% más que en el mismo período de 2020.

También se ha producido un incremento de las exportaciones, pese al contexto de incertidumbre internacional, para sumar más de 800.000 toneladas exportadas en el mes de abril, gracias, sobre todo, al repunte que se ha detectado en algunos mercados internacionales que son destino tradicional de las exportaciones de cemento español, como es el caso de África.