Obras en el dique de La Esfinge en el puerto de Las Palmas

Obras en el dique de La Esfinge en el puerto de Las Palmas

El puerto de Las Palmas ha realizado, este lunes 28 de julio, el traslado del último bloque de hormigón necesario para la ampliación de 410 m del dique de La Esfinge. El cajón permanecerá atracado junto al muelle a la espera de poder fondearlo esta semana si las condiciones meteorológicas lo permiten, según recoge laprovincia.es.

Con una inversión de 20 millones de euros, esta obra fue adjudicada en julio de 2013 a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Sato, Hermanos Tito y Félix Santiago, con un plazo de ejecución de 18 meses. Comenzó el pasado mes de noviembre y concluirá a finales de 2015.

Según los planes del puerto, los primeros 150 m de esta prolongación del muelle deben estar construidos y completamente terminados a finales del mes de octubre de este año.

Para la ampliación del dique se han traslado al mismo un total de siete cajones, que miden 57,8 m de longitud, 24 m  de ancho y 28,5 m de alto, y están conformados por 6.000 m³ de hormigón pesando 20.000 tn. Los cajones han sido arrastrados por un remolcador hasta el muelle de La Esfinge y se han colocado a 26 m de la superficie.

En cada uno de ellos se necesitan 1.300 m de hormigón y unas 100 tn de acero. La construcción de estos grandes bloques se inició en abril del presente año, comenzando con la cajonera Sato Levante, atracada entonces en el dique del Reina Sofía.

Tercera fase de los trabajos

Esta actuación forma parte de la tercera fase de los trabajos que el puerto desarrolla en el muelle exterior, con la que se pretende mejorar la operatividad de los dos clientes con los que va a contar el dique.

Estos son la Naviera Armas, que planea concentrar toda su operativa de pasaje en el muelle de la Esfinge, y la compañía Oryx, que ha invertido unos 60 millones de euros en la construcción de 13 grandes depósitos de combustible en el extremo interior de La Esfinge.

Por otro lado, la prolongación del dique permitirá el atraque de plataformas petrolíferas que solicitan cada vez más servicios de reparaciones y de mantenimiento. Y es que los perforadores tienen actualmente un espacio limitado en el puerto, que desvía a Santa Cruz de Tenerife a aquellos buques que, sin haber sido contratados por las compañías del muelle, piden espacio para permanecer fondeados.

En definitiva, la finalidad de esta actuación es ampliar el espacio portuario para la llegada de los ferris, los petroleros y las plataformas, y se espera que esté operativa en otoño de 2015.

La tercera fase de los trabajos del nuevo dique concluirá con una nueva obra de 15 millones de euros, en la que se construirán dos contradiques en forma de martillo que cierran el espacio, saliendo uno del muelle de La Esfinge y otro del Reina Sofía.