Tras el fracaso de la mediación celebrada esta misma semana en Madrid, los sindicatos de Abertis han lanzado un preaviso de huelga para varios fines de semana de julio y agosto en las autopistas de la compañía.

Con esta medida, los representantes de los trabajadores buscan superar lo que consideran una situación de bloqueo que sufre la negociación del convenio colectivo tras un año sin acuerdo y un «escenario de absoluta incertidumbre que se agrava por la ausencia de un modelo homogéneo y consensuado para la financiación y gestión de las autopistas», como refiere UGT en un comunicado.

La convocatoria de paros se dirige a todos los trabajadores la AP-7, la AP-, la C-31/C-32, la C-33, la AP-68, la AP-6, la AP-51, la AP-61, la C-32 y la AP-71, en las que se desarrollará durante los viernes, sábados y domingos comprendidos entre el 26 de julio y el 16 de agosto de 2020.

Esta medida de los trabajadores de la concesionaria pueden afectar a los servicios que se ofrecen en estas vías de peaje, a la espera de que se concreten los servicios mínimos, en un momento en el que coincide una cierta recuperación del tráfico durante el período estival con el condicionante que supone la crisis sanitaria.