Los vecinos de diversos ayuntamientos navarros próximos a la N-121 quieren mercancías, pero no camiones.

Tras manifestarse la semana pasada en la localidad navarra de Vera de Bidasoa, se han convocado nuevas movilizaciones ciudadanas para presionar al Gobierno autonómico, con el fin de que prohiba la circulación de camiones por esta vía.

La intención de los vecinos de la zona es, según un comunicado emitido, desviar con carácter de urgencia el transporte internacional de mercancías que no tenga ni origen ni destino en la zona.

Los convocantes de los nuevos cortes para el próximo 13 de marzo estiman que de este modo se contribuye a desahogar el tráfico y junto a otras medidas adicionales reducir la siniestralidad y mortalidad en esta carretera, a la espera de su transformación en una carretera 2+1.

El gobierno navarro descartó en enero restingir la circulación de vehículos pesados por esta carretera, a la vista de su mínimo impacto en los accidentes que se han producido en la zona, en línea con la jurisprudencia fijada por el Supremo en relación con la justificación de los desvíos de camiones a autovías de peaje.

Al tiempo, el Ejecutivo autonómico ha anunciado el pasado mes de febrero un plan de trabajos para reducir la siniestralidad en la vía.

Sin embargo, los vecinos parecen embarcados en una cruzada contra lo que consideran un perjuicio a su movilidad.