El sindicato Coordinadora no se plantea negociar en estos momentos un nuevo modelo de estiba portuaria en España hasta que el Tribunal de Justicia de Luxemburgo no se pronuncie sobre la denuncia que la Comisión Europea ha presentado sobre el sistema actual.

Así de contundente se ha mostrado Antolín Goya, coordinador general de Coordinadora, durante el encuentro que ha mantenido este jueves con la prensa especializada y en el que ha hecho un repaso de la situación del sector de la estiba y de los puertos españoles

Goya ha dejado claro que tiende la mano al resto de actores del sistema portuario español para lograr la estabilidad e intentar aumentar los tráficos portuarios pero ha sido firme en su exigencia a Puertos del Estado para que haga una defensa firme del actual modelo de estiba ante el Tribunal, “como se acordó entre todas las partes y, por ello, espero que el abogado del Estado no demuestre tibieza cuando le toque defenderlo”, recuerda Goya. “España en bloque tiene que apostar por un modelo que ha dado estabilidad y crecimiento a los puertos”, sentencia. 

En este sentido, el responsable sindical no comparte las visiones negativas que dan por hecho que el Tribunal de Luxemburgo tumbará el actual modelo de estiba español. Creo, indica Goya, “que podemos ganar porque los resultados conseguidos en los últimos años en los puertos españoles desmontan los argumentos de la Comisión Europea de falta de competencia en la estiba”. 

Mano tendida a negociar

Pero en el supuesto de que finalmente el Tribunal de Justicia Europeo sentenciara que el modelo español no se ajusta al derecho comunitario, Coordinadora está dispuesta asentarse en la mesa y negociar,hasta encontrar una solución satisfactoria”, sin precisar hasta dónde cederían. 

Respecto al IV Acuerdo Marco de la Estiba, Antolín Goya espera que la Dirección General de Empleo dé el visto bueno al convenio y se publique en breveporque hemos introducido los cambios que nos exigieron y, por lo tanto, ya no hay motivos jurídicos para dilatar su publicación oficial”.

Entiende que es un convenio más sólido y fuerte que los anteriores y “no es papel mojado, como se ha señalado en algún foro, cuando llega a las negociaciones locales en los puertos porque tiene una comisión paritaria muy fuerte con competencias muy amplias para resolver conflictos”. 

En Valencia hace falta unidad empresarial 

En cuanto al fuerte conflicto que se vive en el puerto de Valencia, donde no se logra cerrar un acuerdo en el sector de estiba, Goya reitera que su sindicato tiene disposición a la negociación.

No obstante reconoce que la complejidad sindical en el puerto valenciano no facilita la negociación. Coordinadora tampoco pasa por alto la falta de unidad empresarial que también se da en Valencia, “con una guerra interna fuerte entre las distintas terminales de contenedores”. 

Por ello, Goya conmina a que todas las parte pongan las cartas boca arriba porque “las navieras y terminales tendrán más argumentos que exigir sólo precio a la baja o, de lo contrario, amenazan con llevarse los tráficos”.

Es “cansino”, insiste el responsable sindical, “que todos los costes pasen exclusivamente por la estiba, y que ningún otra parte haga esfuerzos”y advierte que “hay tráficos en Valencia que se van a ir aunque bajemos un 40% los costes de la estiba como consecuencia de la alianza P3”.

Con este panorama, Coordinadora exige al bando empresarial en el puerto de Valencia que pongan al frente de la negociación a un representante con capacidad de decisión, “y dejen sus disputas empresariales al margen y, además, que no intoxiquen con informaciones interesadas sobre lo que gana un estibador”. 

La Alianza P3 genera intranquilidad en los puertos

Respecto a la Alianza P3, Antolín Goya no oculta que no le gusta porque ejerce un monopolio en el transporte de contenedores en el ámbito mundial. “Ya se empieza a notar intranquilidad en los puertos sobre cómo va a trabajar la alianza P3”. 

Goya entiende que desde el punto de vista empresarial es un modelo que reduce costes y aporta más rentabilidad a sus miembros pero, al mimo tiempo, se pregunta “cómo es posible que EE.UU. y Europa permitan una alianza de las tres principales navieras que controlan el 40% de la flota mundial y, paralelamente, en lo que se refiere a la mano de obra estibadora no se permita la asociación de los trabajadores para optimizar sus costes”. 

Por ello, Coordinadora apuesta porque España avance hacia una estrategia global portuaria con un pacto nacional por la sostenibilidad de los tráficos. Así, Goya pide ya un observatorio de costes reales portuario y ofrecer a las navieras una alianza que proporcione estabilidad de volúmenes a los puertos. 

Asimismo, exige compromiso a las navieras y terminales sobre cuánto tráfico quieren mover en los puertos españoles y por cuánto tiempo, sin recurrir constantemente a la amenaza de irse para presionar a la baja los precios, “porque es justo que los puertos rentabilicen las infraestructuras desarrolladas en los últimos años”.