El operador postal público parece cada vez más consciente de que el negocio del correo tradicional tiene los días contados en un tiempo en el que la comunicación a distancia le tiene ganada la partida.

Ante esta situación, la empresa pública parece decidida a potenciar sus servicios de paquetería, especialmente en el segmento de comercio electrónico, tal y como ya llevan décadas haciendo otros grandes operadores postales europeos convertidos en grandes multinacionales.

En este contexto, Correos quiere poner en marcha su propia plataforma de soluciones digitales y de comercio electrónico, lo que implicará la creación de su propia tienda on-line destinada a su posterior comercialización a terceros.

De igual manera, el operador también busca que estos nuevos servicios puedan integrarse con sus sistemas operativos para poder ofrecer servicios logísticos adicionales y de otros tipos, con el fin de buscar soluciones integrales.

Para ello ha iniciado el procedimiento de contratación de los servicios de gestión, implantación, mantenimiento y nuevos desarrollos de las soluciones digitales y de e-commerce.

Estos trabajos, que se desarrollarán durante un plazo de dos años, cuentan con un presupuesto base de licitación de 2.178.000 euros y un valor estimado de 3.510.000 euros.