Después de que CCOO haya instado al grupo Correos a convocar de nuevo la mesa para negociar el IV Convenio y el Acuerdo, advirtiendo que de «no desbloquearse» se convocarán movilizaciones, la compañía estatal ha convocado a las organizaciones sindicales el jueves 18 de septiembre.

Esta convocatoria, para CCOO supone una indicación de que «la dirección de la empresa sabe que no puede seguir hablando de consenso sin convenio colectivo, y, además, pedir comprensión con el ajuste severo que se está imponiendo».

En esta negociación, aplazada durante casi un año según afirma el sindicato, se pondrá sobre la mesa la necesidad de mejoras salariales, después de haberse aplicado congelaciones salariales «durante años«, bajada de salario del 5% y un 0,3% en las pagas extras, etc. Así, la organización pedirá «un incremento fijo, periódico, plurianual que sea propio de la actividad postal».

También se solicitará que se proceda a una «consolidación del empleo», con el objetivo de tener una plantilla «suficiente» para el desarrollo de la actividad de la empresa, así como que se regulen los sistemas de coberturas, los refuerzos y las bolsas de trabajo.

En cuanto a los procesos de promoción y movilidad, se exigirá la promoción interna para funcionarios y mandos intermedios, la movilidad interministerial e interadministraciones y el concurso permanente de traslados.

Por último, se solicitará mejoras en el tiempo y la organización del trabajo, como la supresión de los sábados como día laboral, y que se recuperen las prestaciones sociales, como la aportación al plan de pensiones o la mejora en la conciliación.

Desde CCOO se concluye que, «de ser una pantomima, se abrirán las puertas a la movilización»