cartero de Correos en moto

Cartas ordinarias y certificadas son los productos que dominan el mercado postal del país.

En un panorama dominado por las tecnologías de la comunicación, en el que la información se mueve cada vez a mayor velocidad y en cantidades cada vez más grandes, el correo tradicional parece acosado.

De igual modo, y de manera similar a como ocurre en todo el continente europeo, el mercado postal español presenta una situación de monopolio de facto, como constata el hecho de que, según los últimos registros de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, un 96% de las cartas enviadas en la primera mitad de 2019 se ha gestionado a través de Correos.

Con mayor detalle, en el semestre, el envío de carta ordinaria ha sido el servicio más solicitado, con un 83% de este mercado, seguido del envío de carta certificada, que ha alcanzado una cuota de un 11%.

Por otra parte, Competencia también detecta una satisfacción generalizada en relación con los servicios que ofrece el operador postal público, ya que, según sus datos, un 70% de las personas que han enviado cartas en los seis meses se han mostrado satisfechas o muy satisfechas con el servicio, aunque no tanto con el precio.

Así mismo, un 14% de los clientes de los servicios postales preferiría que el tiempo de entrega de una carta ordinaria dentro del territorio nacional por parte de Correos fuera de tres días hábiles desde su envío.