Correos ha finalizado el despliegue en el entorno rural de los dispositivos electrónicos portátiles que permitirán a los 6.011 profesionales que componen su plantilla de reparto postal ofrecer a domicilio muchos de los servicio de sus oficinas.

De esta forma, el operador postal público puede ofrecer en áreas con baja densidad de población servicios como ingresar y retirar dinero en efectivo, enviar y recibir paquetería, pagar recibos y tributos, adquirir embalajes, sobres y sellos, así como gestionar servicios de luz, gas y telefonía, entre otros.

Con estos nuevos servicios, la compañía pública aspura a convertirse en un agente facilitador del día a día en el entorno rural.

Además, la compañía busca así alternativas a un negocio postal en declive mientras hace frente a un creciente descontento sindical con la labor de su actual dirección, centrada especialmente en las condiciones laborales y en el papel del operador como ente de servicio público.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px