Nos encontramos en una situación de emergencia pública que requiere una respuesta especial por parte de las organizaciones públicas.

En este sentido, Correos, como operador postal público, ha implementado nuevas medidas organizativas y protocolos de actuación de acuerdo con las organizaciones sindicales que representan a los trabajadores.

Tras la publicación del Real Decreto que declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus, Correos ha puesto en marcha una serie de medidas para garantizar la prestación del servicio postal universal que tiene encomendado por el Estado.

De esta manera, solo estará operativo el personal estrictamente imprescindible para la prestación del servicio público, único servicio que se desarrollará.

Así mismo, la empresa pública no descarta que, en caso de que sea necesario, tenga que volver a adaptar su operativa en función de cómo evolucionen las circunstancias.

En concreto, las medidas adoptadas implican, entre otros aspectos, disponer el trabajo de un 50% de la plantilla la reparto en días alternos, la suspensión del reparto de notificaciones, así como la supresión del turno de tarde y del reparto en sábados.

Además, también se mantiene la apertura de toda la red de oficinas, con el 100% de la plantilla, durante cuatro horas diarias.

Por lo que respecta a sus servicios de logística, se mantienen los tres turnos en grandes centros, con las plantillas que trabajarán en días alternos.

Críticas de los sindicatos

Sin embargo, Comisiones Obreras critica que «el presidente de Correos y su equipo directivo se haya empeñado en mantener, contra el criterio de CCOO y el resto de sindicatos (a pesar de su nota de prensa diciendo que estamos de acuerdo), una actividad excesiva e innecesaria«.

A juicio de la central sindical, estima que este comportamiento implica una «excesiva e innecesaria, exposición de los trabajadores al riesgo de contagio» y pide que la actividad se circunscriba al servicio postal universal, dejando de lado el resto de servicios del operador postal.