Uno de los factores clave en cualquier proceso de transformación está relacionado con la adaptación de las personas al cambio.

Con el fin de facilitar la transición hacia un nuevo modelo de operador más enfocado al segmento de paquetería, con una actividad postal moribunda, Correos ha impartido el año pasado un total de 2.220.593 horas de formación a través de 471 acciones destinadas a 362.782 alumnos.

Estas acciones formativas se han centrado en apoyar el proceso de transformación de la compañía para el desarrollo de los nuevos negocios, los nuevos productos y servicios, así como la mejora de capacidades de los profesionales.

Por un lado, los esfuerzos formativos en la red de distribución han estado dirigidas a mejorar los índices de calidad de entregas, reforzando el aprendizaje de herramientas corporativas, como el uso de las nuevas PDAs y la formación en los procesos de entrega de notificaciones y paquetería.

De igual modo, por lo que respecta al personal de la red logística del operador, destacan los cursos sobre productos y servicios, así como conducción y mantenimiento de carretillas, donde se formaron 1.913 personas.

Por otra parte, Correos también ha diseñado una formación con simuladores y realidad virtual 3D dirigida a 350 personas de reparto y agentes de clasificación, con el fin de mejorar la eficiencia, la reducción del consumo energético y la seguridad de los trabajadores.