Correos no se plantea, por el momento, emplear el dron como un medio de transporte más. El enfoque que estudia actualmente el operador contempla un uso puntual, para situaciones excepcionales como emergencias o zonas de difícil acceso, donde cree que puede marcar una diferencia.

Así lo señala el subdirector de Innovación de Correos, Jordi Escruela, en una entrevista publicada en el blog de Idealo, en la que habla de las expectativas del operador sobre los aviones no tripulados y los resultados de las pruebas que viene realizando en Asturias desde diciembre de 2015.

Estas pruebas, según explica Escruela, han permitido al operador conocer la tecnología actual de drones, y con ello ver sus capacidades y límites, así como identificar todos los procesos y procedimientos que estarían asociados a su uso de manera industrial.

Sin embargo, aunque valoran positivamente las pruebas realizadas, en Correos entienden que esta industria se encuentra en una fase de I+D, por lo que, a raíz del resultado del proyecto piloto, han pospuesto la fase de Innovación de Negocio hasta que no se alcance un estado de madurez mayor. Así, no realizarán estudios sobre el impacto que el dron puede tener en su negocio por el momento.

Siempre a largo plazo

En este contexto, si bien el envío en ciudad «es tentador», las ciudades y la normativa aérea no están preparadas para ello en este momento, indica Escruela. En cambio, dar servicio en zonas de difícil acceso, mejorando de esta forma el actual servicio, se ve como un escenario más plausible, «pero siempre a largo plazo», recalca.

En lo que respecta a los drones de vuelo autónomo, el subdirector apunta que, más allá de las necesarias modificaciones legislativas, queda por resolver los aspectos de tecnología de gestión de tráfico aéreo o el impacto en las compañías de seguros, por lo que no en Correos no ven viable operar este tipo de drones en un futuro próximo.