buque-capricorn-de-cosco-shipping

El buque es el gemelo de las embarcaciones Aries y Leo, que ya han sido entregadas.

Cosco Shipping ha celebrado a finales de junio el bautizo de su nuevo buque Capricorn, que ha recibido en los astilleros Nacks de la ciudad china de Nantong. Con capacidad para transportar hasta 20.000 TEUs, es el gemelo de las embarcaciones Aries y Leo, que ya han sido entregadas, aunque la serie se compondrá finalmente de seis unidades.

El periodo de construcción, en este caso, ha sido más corto, llegando a marcar el astillero un nuevo récord en lo que se refiere a estos megabuques. El portacontenedor, de última generación, es uno de los más grandes del mundo, con 400 metros de eslora, 58,6 de manga y un peso muerto de 197.000 toneladas.

Encargado en el año 2015, ha sido diseñado respetando los principios de protección ambiental e incorpora un nuevo sistema inteligente de eficiencia energética. Además, ofrece numerosas ventajas en cuanto a la disminución del consumo de combustible y la capacidad de carga.

Su velocidad y seguridad están entre las mayores del mundo, mientras que su consumo energético es menor que el de otros buques de su categoría. En cuanto a su nivel de eficiencia energética, es más elevado que la media de la industria, por lo que podrá adaptarse a los estándares de emisiones internacionales que entrarán en vigor en una década.

La embarcación cuenta con un sistema de GNL para su futura conversión en un buque para el bunkering en determinadas rutas. La elevada eficiencia que garantiza y su diseño adaptado para cumplir con las normativas medioambientales son un claro exponente de la navegación limpia a la que aspira Cosco.

Desde mediados de julio, el buque Capricorn operará en la ruta AEU3 entre Asia y Europa, donde el operador pretende mejorar gradualmente la capacidad de los 11 buques que cubren la ruta, pasando de los 13.000 TEUs actuales a los 20.000 TEUs antes de noviembre.