buque-capricorn-de-cosco-shipping

La naviera tiene por delante un calendario plagado de entregas y está centrada en la adaptación de sus buques a los nuevos límites de azufre.

El año 2018 ha sido muy importante para Cosco Shipping, que ha logrado consolidar su actividad e incrementar sus tráficos, en parte gracias al cierre en el mes de julio de la operación de compra de Orient Overseas Container Lines, OOCL.

La delegación española de la naviera ha hecho balance de lo que ha supuesto este ejercicio en su tradicional encuentro navideño con los empleados, que se ha celebrado en Valencia. Actualmente, Cosco y OOCL siguen operando de manera independiente, pero trabajan conjuntamente para ofrecer a los clientes productos y servicios de calidad.

Ambas forman parte de la Ocean Alliance y operan con una flota de más de 400 buques en total, contando ya con los que están en cartera. Esto eleva su capacidad de transporte por encima de los 2,9 millones de TEUs en hasta las 409 rutas marítimas repartidas por todo el mundo.

La naviera tiene por delante un calendario plagado de entregas y en pocos meses ha logrado incrementar su cuota de mercado del 11,6% al 12,4%. También está centrada en la adaptación de sus buques a los nuevos combustibles, para cumplir con los límites de azufre que se harán efectivos a partir de 2020.