Valoración de la Logística en el sector del automóvil de 2013puede descargarse el resumen del informe elaborado por Anfac en este enlace(disponible en formato pdf, de 6 páginas, 356 Kb).

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) a presentado sus análisis de valoración de los distintos modos de transporte en el sector de los automóviles durante 2013.

En general, el documento, dividido por modos de transporte, registra un incremento en la cuota del transporte ferroviario en detrimento del transporte por carretera, mientras que el aumento de las exportaciones ha favorecido un mayor uso del transporte marítimo.

De esta forma, el uso del barco ha aumentado un 46%, después de que en 2012 y en 2011 estuviera por debajo del 43%, mientras que el de carretera ha ido disminuyendo hasta quedarse en un 35,4%. El tren aún sigue siendo el transporte menos usado, con un 18,6%, aunque ha aumentado su cuota en tres puntos sobre la recogida en 2012.

En cuanto a la intermodalidad en los puertos, casi el 40% de los vehículos exportados por barco acceden a los puertos por ferrocarril y se prevé que esta proporción siga aumentando. Sin embargo, en las importaciones, menos del 15% se descargan del barco al tren.

Logística Marítimo-Portuaria

En este apartado, se recoge la puntuación que los fabricantes dan a los puertos españoles y los servicios que se prestan en la manipulación de los coches. 

En esta ocasión el puerto de Valencia se ha situado en la primera posición del ranking con una valoración de 4,6 puntos sobre un total de 5 posibles. En segundo lugar se ha situado Santander, con 4,4 puntos, seguido de Pasajes, con 4,3%. La última plaza ha sido para Vigo, puerto que ha sido penalizado por no disponer de acceso ferroviario a las terminales de vehículos, por lo que ha conseguido una puntuación de 3,8.

Como principales conclusiones, el estudio recalca que se ha mejorado la valoración global de los puertos, cuyo servicio mantiene «un nivel de calidad satisfactorio», gracias al menor daño que se realiza en la carga y descarga de los camiones, trenes y barcos. Además, se ha incrementado la formación y el cumplimiento de las instrucciones de manipulación, aunque Anfac indica que se debería de dar más información al fabricante sobre las posibles incidencias en el transporte.

evolucion de la cuota de los diferentes modos de transporte de automoviles

Asimismo, se señala que los accesos por carretera y ferroviarios a los puertos siguen suponiendo dificultades para la entrada y salida de camiones y trenes cargados con automóviles, “presentando aspectos mejorables”.

Por último, se considera que se debe seguir trabajando para conseguir una verdadera liberalización en la manipulación de los vehículos y que se ofrezca una mayor flexibilidad de los servicios portuarios.

Transporte por carretera

Con carácter general, tanto para el transporte nacional como para el internacional, los fabricantes consideran aceptable la calidad de los transportistas de vehículos, con una valoración similar a la del año anterior.

En el transporte nacional la valoración ha empeorado ligeramente, situándose en un nivel aceptable, con un promedio de 3,8 sobre 5, lo que supone un leve descenso de una décima sobre la valoración de 2012.

Entre los aspectos destacables, el índice de puntualidad en tiempos de recogida de la carga ha empeorado respecto al del año anterior, mientras que la relación cliente-proveedor, las entregas y el transporte, la valoración es buena y similar a la del año anterior.

Asimismo, el informe señala la mejora en la aplicación de los programas de calidad y una correcta manipulación de la mercancía, aspectos que también se recalcan en el transporte internacional, cuya valoración global aumenta una décima con respecto a la recogida en el 2013, alcanzando los 3,9 puntos. Destaca la buena relación cliente-proveedor, una mejora puntualidad en la recogida y entrega de la mercancía.

Entre los principales aspectos a mejorar, Anfac indica el mantenimiento de la flota, donde los fabricantes señalan la necesidad de concienciación de los transportistas en las incidencias que puede causar una flota mal cuidada sobre los vehículos a transportar.

En cuanto a la proactividad por parte del transportista en varios aspectos, la valoración global no es mala, aunque es mejorable en lo que se refiere a la información enviada a los clientes sobre las incidencias en el transporte y su impacto sobre la hora de llegada. También se solicita una mayor proactividad en la búsqueda de mejoras en el transporte relacionadas con la combinación de entregas, eliminación de retornos en vacío, tiempos muertos u optimización de rutas que reduzcan los costes del transporte.

Transporte por ferrocarril

La valoración total del transporte ferroviario de vehículos, tanto nacional como internacional, ha mejorado sensiblemente sobre la correspondiente al año 2012. El transporte nacional es el mejor valorado, situándose ya en el 4,2 sobre 5 en 2013.

El cumplimiento de plazos es un punto muy bien valorado en el transporte nacional. Los fabricantes señalan una posibilidad de mejora para el transporte internacional, aunque sigue una evolución positiva.

En cuanto al trato de las mercancías, el análisis en ambos tipos de transporte se destaca como óptima la labor de carga y descarga de la mercancía. Además, también se señala la facilidad de contacto y de atención de los operadores, además de que se valora positivamente la información de seguimiento de trenes en ruta.

Entre los aspectos a mejorar, como en años anteriores se señala la falta de mantenimiento de los vagones, que puede favorecer la siniestralidad en vehículos y piezas. Asimismo, se destaca la «lentitud» en la resolución de problemas, como vandalismo o daños en el transporte, por parte de Adif y Renfe.

En el transporte internacional, se indica una pérdida de tiempo por cambio de ejes en frontera, además de la falta de información en el seguimiento de trenes.

Por último, en el transporte de piezas, falta un mayor compromiso de calidad de los operadores, que en algunos casos lleva a tener penalizaciones por incumplimiento.