Puerto de Ferrol vista aérea

La próxima puesta en marcha de la terminal de contenedores del puerto Exterior de Ferrol (Ferrol Container Terminal) a cargo del operador luso Terminal de Contenedores de Leixões (TCL), integradas, a su vez, en el grupo luso Mota-Engil, ha empezado a levantar las primeras suspicacias e inquietudes en el puerto de Vigo, que teme perder parte de su actual tráfico de contenedores.

Según ha publicado recientemente Faro de Vigo, los profesionales vigueses dan por hecho que FCT «hará en Ferrol lo que no puede hacer en Leixões», donde la insuficiencia de calado le impide recibir buques de última generación. Por ello, esta pinza Ferrol-Leixões se contempla con incertidumbre desde Vigo.

Hay que tener en cuenta que el objetivo de TCL es convertir a la terminal ferrolana en «un referente en la fachada atlántica peninsular» para el tráfico de contenedores, y aunque es prematuro definir el impacto que puede sufrir el puerto vigués, sus consigntarios y operadores son conscientes de que la compañía portuguesa ya ha iniciado sus contactos para que Ferrol reciba los primeros buques portacontenedores a lo largo del primer trimestre de 2013.

El puerto Exterior de Ferrol dispone de 20 metros de calado, 800 metros de atraque ampliables hasta alcanzar el kilómetro y medio, además de enormes explanadas para almacenar contenedores. Según los datos reconocidos por TCL los objetivos son gestionar al año 375.000 Teus hasta el 2016; 650.000 hasta el 2019; y a partir de esta fecha alcanzar 1,5 millones. Unas cifras que de cumplirse no resisten comparación con las de Vigo, que pese a gestionar el 72% del tráfico de contenedor de Galicia, mueve anualmente del orden de los 200.000 Teus.

Por ello, los operadores del puerto de Vigo no disimulan su enfado contra los responsables de la inversión en Ferrol «millones y millones en un puerto innecesario«, en clara referencia al exministro José Blanco. Incluso critican que esta terminal vaya a contar con conexión ferroviaria.