En el año 1945, los hermanos Carl H. y Allen A. Dicke fundaron Crown Equipment Corporation en la localidad de New Bremen, en Ohio, EEUU. Tres cuartos de siglo después, el fabricante norteamericano especializado en equipos de manutención, se ha consolidado como un fabricante de prestigio a nivel mundial, con más de 16.100 empleados.

La cuarta generación de la familia continúa dirigiendo el grupo desde su sede central de New Bremen, aunque cuentan con otras sedes regionales en Australia, China, Alemania y Singapur. Su último lanzamiento en el mercado europeo ha sido la carretilla retráctil ESR 1000, que es la primera carretilla elevadora que cuenta con el sistema operativo Gena.

El fabricante, con un largo historial de exploración y desarrollo de tecnología avanzada, ya mejoró sustancialmente la experiencia del operario con la introducción del módulo de pantalla táctil InfoLink, y en la actualidad está tratando de incorporar cambios para potenciar la conectividad y la automatización.

En aras de obtener beneficios tangibles y un mayor valor empresarial, cada vez más clientes adoptan un enfoque estratégico hacia una mayor conectividad. Además, están identificando y priorizando el tipo de datos que desean recopilar para establecer procesos que les permitan compartir información relevante de manera puntual con los departamentos y personas adecuado.

En este sentido, se están priorizando tareas y equipos que son ideales para la automatización. Los clientes están trazando una trayectoria clara hacia un retorno de la inversión tangible con el fin de poder desarrollar iniciativas de automatización para respaldar sus estrategias de procesamiento de pedidos.

La conectividad está permitiendo a los gestores de flota crear una experiencia más informativa y personalizada para los operarios, simplificando la formación, maximizando la productividad y reforzando la seguridad para mejorar la retención de la plantilla.