Crown ha lanzado al mercado una cabina rígida opcional para la carretilla elevadora contrapesada GLP C-5, con la que el fabricante redefine los conceptos de confort, visibilidad de 360º y ergonomía.

La cabina ofrece abundante espacio tanto por encima de la cabeza como para las piernas. Además, va montada sobre amortiguadores que la aíslan del chasis y que reducen las vibraciones casi por completo.

Algunos de los aspectos más destacables de la nuevo opción para la carretilla del fabricante son las enormes lunas delanteras, laterales y traseras con las que cuenta, que ofrecen al conductor una visibilidad de 360º. Con el mismo fin, el parabrisas delantero está curvado por arriba para brindar al operario una visibilidad sin obstáculos.

Las dos ventanillas correderas laterales se abren hasta 36 cm, lo que permite a los operarios escanear mercancías o entregar y recibir documentos sin necesidad de abrir la puerta.

Desarrollada para los operarios

Crown ha diseñado el interior de la cabina pensando en la ergonomía, empleando superficies y tejidos texturizados que absorben y reducen al máximo los ruidos.

Los pestillos de las puertas, resistentes y de apertura rápida, así como los picaportes tipo barra ofrecen un par de fuerzas que hace que resulte fácil y rápido abrir y cerrar las grandes puertas extraíbles.

Por otro lado, la tapicería texturizada del techo, con luz interior y cortinilla retráctil, hace el día a día más fácil a aquellos operarios que trabajan en condiciones de luz cambiante.