Crown celebra el 25 aniversario de su fabricación en Roding, cerca de Múnich. La empresa ofrece una serie de carretillas elevadoras con una tecnología que potencia la eficiencia y la productividad de las flotas.

La empresa fabrica carretillas elevadoras para el mercado europeo y mundial en la ciudad bávara de Roding, al sur de Alemania, donde se encuentra una de las principales fábricas de la empresa familiar.

Existen similitudes entre Roding y Ohio (Estados Unidos), donde se encuentra la sede internacional, por eso se instaló allí la fábrica europea. Ambas ciudades tienen buenas infraestructuras comerciales e industriales, ya que Roding se encuentra en el centro de Europa y además permite una disponibilidad inmediata de mano de obra cualificada y motivada.

En la fábrica también se construyen sus propias máquinas herramienta, y los motores de sus carretillas elevadoras son fabricados por y para Crown.

La planta de Roding sigue creciendo ofreciendo flexibilidad en los requisitos específicos de los clientes. En los últimos 25 años la gama de productos ha aumentado y la superficie de producción se ha ampliado hasta llegar a sus dimensiones actuales de 15.000 m².

25 años de Crown

En 1986, Crown adquirió las instalaciones de producción de Steinbock, un fabricante de carretillas elevadoras, y empezó a producir la serie PTH 20 de transpaletas manuales. Poco después, la fábrica se amplió para fabricar componentes de otras series de carretillas. En 1993, la planta empezó a fabricar carretillas elevadoras eléctricas, adaptando sus modelos americanos al mercado europeo.

Un año después, Roding lanzó la gama de apiladores WE, el primer producto Crown diseñado en Múnich. En los años siguientes se añadieron a las líneas de producción nuevos modelos diseñados en Europa, como los recogepedidos de bajo nivel de la serie GPC o las transpaletas eléctricas serie WP.

En la ciudad alemana, se inició la fabricación de productos más grandes y complejos, como la serie ESR de carretillas retráctiles. En ese momento fue creciendo la complejidad de los productos y los pedidos de “carretillas a medida”, y aumentando el alcance de fabricación de esta planta. Así en 2002, Crown amplió las instalaciones de producción, y sigue invirtiendo en la más avanzada tecnología industrial.