El servicio de entregas sostenibles con bicicletas eléctricas que lleva a cabo Dachser en el centro de San Sebastián desde mediados de 2019 parece haber alcanzado su punto de madurez.

El operador realiza, desde su microhub de la capital guipuzcoana, abastecido a su vez desde su almacén de Zubieta, una media, entre junio y diciembre del pasado 2020, de unas 600 expediciones al mes por zonas concretas del casco histórico de la ciudad, entregando una media mensual de 19.700 kilos, lo que representa un incremento del 92% en expediciones y 85% en kilos frente al mismo período del año 2019.

Para este servicio, la compañía utiliza unas bicicletas eléctricas con una caja de dos metros de altura, ubicada en la parte trasera del vehículo, lo que permite transportar hasta 250 kilos de mercancías.

Rápido y respetuoso con el medio ambiente, este medio de transporte consigue acelerar el tiempo de entrega en grandes centros urbanos, con zonas peatonalizadas y que no permiten el acceso a camiones, aunque sí a bicicletas o triciclos.

Con esta experiencia, el operador logístico intenta adaptarse a los retos que plantea la distribución urbana de mercancías en un entorno marcado por exigencias crecientes de sostenibilidad en plena pandemia.