rail cargo mercancias ferrocarril

Este nuevo servicio utiliza dos recorridos, el de la Ruta Transiberiana y el de la Nueva Ruta de la Seda.

Este nuevo servicio utiliza dos recorridos, el de la Ruta Transiberiana y el de la Nueva Ruta de la Seda, que representan un ahorro de hasta 12 días en el transporte de mercancías, si se compara con las rutas que se realizaban por vía marítima.

Las cargas se consolidan en una de las cuatro terminales ferroviarias europeas: Duisburgo y Hamburgo, en Alemania; Varsovia, en Polonia; y Viena/Bratislava, en Austria y Eslovaquia y posteriormente se cargan en contenedores para iniciar un viaje de unos 11.000 km por dos rutas diferentes hasta llegar a China.

La primera, conocida como la Nueva Ruta de la Seda, recorre Bielorrusia, Rusia y Kazajistán; y una segunda línea por el norte, la llamada Ruta Transiberiana, atraviesa Bielorrusia y Siberia.

Una vez que llega la mercancía a la terminal ferroviaria de destino, situada en el interior de China, el operador se ocupa de la gestión de trámites aduaneros y de la distribución en el continente asiático, a través de su red Air & Sea Logistics.

El transporte ferroviario supone también otras ventajas, especialmente en lo relativo a la sostenibilidad, ya que emite un 90% menos de CO2 a la atmósfera que el servicio aéreo.

La extensa red europea, con un total de 431 localizaciones en 37 países, permite ofrecersoluciones de transporte de grupaje marítimo y cargas completas.