Camion Freightliner Cascadia de Daimler Trucks

El nuevo Freightliner Cascadia se convertirá en el primer camión parcialmente automatizado producido en serie.

Tras muchos años probando la circulación en cadena o ‘platooning‘, especialmente en Estados Unidos, en Daimler Trucks han llegado a la conclusión de que los beneficios que se obtienen son menores de lo esperado.

Se suponía que el hecho de reducir la distancia entre los vehículos gracias a la comunicación electrónica constante entre ellos podría mejorar la aerodinámica y por tanto, reducir el consumo de combustible. Sin embargo, los resultados de sus estudios demuestran que el ahorro, incluso en condiciones óptimas, es menor de lo previsto.

Además, los beneficios se ven bastante reducidos cuando por algún motivo la cadena queda desconectada y los camiones deben acelerar. Al menos en su uso para larga distancia, no es necesario utilizar este sistema cuando simplemente se puede adquirir un vehículo con una aerodinámica mejorada.

El fabricante seguirá comprometido al máximo en los proyectos en marcha que ha iniciado con otros socios para probar este sistema, pero donde centrará sus mayores esfuerzos será en la automatización de sus camiones.

Vehículos altamente automatizados

En los próximos años, tiene previsto invertir unos 500 millones de euros para poner en la carretera vehículos altamente automatizados que podrán circular de forma autónoma en áreas definidas o entre ciertos puntos. Esto supondrá un aumento de la eficiencia y productividad de los clientes, así como una reducción de costes significativa.

El nuevo Freightliner Cascadia ya ofrece ciertas características de este tipo y se convertirá en el primer camión parcialmente automatizado producido en serie que circule por las carreteras norteamericanas.

Puede decirse que con el sistema de Asistencia Activa a la Conducción que ya incorporan el Mercedes-Benz Actros o el Fuso Super Great y el sistema de seguridad o la asistencia para mantenerse en el carril que ofrece el Cascadia, el fabricante ya ha empezado a producir vehículos con elementos de conducción automatizada.

En este caso, el sistema además puede frenar de forma autónoma, acelerar y conducir. A diferencia de los que solamente funcionan a una determinada velocidad, la Asistencia Activa a la Conducción o el sistema de seguridad Detroit Assurance 5.0 hacen posible la conducción autónoma parcial a cualquier velocidad.

Eficiencia y productividad mejoradas

Los camiones altamente automatizados, considerados en el cuarto nivel de la automatización, ofrecen numerosas ventajas en una sociedad que reclama carreteras más seguras y soluciones de transporte más sostenibles. Sus sistemas y sensores no se cansan ni dejan de prestar atención, lo que ayuda a mejorar la seguridad.

Además, ofrecen una eficiencia y productividad mejoradas, y favorecen una mejor utilización de los vehículos, facilitando la conducción en horario nocturno y evitando los atascos mediante un sistema de gestión inteligente de rutas.

Uno de los factores clave para el avance de este tipo de vehículos reside en la aceptación pública de la integración de estos sistemas en la cadena de valor. El objetivo es acabar recreando la percepción del conductor en cuanto al tráfico y la situación del vehículo gracias a diferentes sensores que faciliten la conducción y garanticen la seguridad.