El Grupo Damm ha dado un paso más para integrar la sostenibilidad en su estructura de negocio, con su adhesión a la iniciativa europea Lean & Green, que aspira a reducir el impacto ambiental de la actividad logística.

En concreto, se ha comprometido a reducir en un 20% sus emisiones de CO2 en un plazo máximo de cinco años. Para ello, ya se encuentra inmerso en un plan de transformación de su flota de vehículos hacia otros eléctricos o de gas natural o vehículos eléctricos.

También está introduciendo nuevos sistemas de embalaje sostenible. Todo esto está en línea con su política de mejora continua en cuanto al desempeño energético.

El uso de electricidad con certificado de garantía de origen verde y la mejora de la eficiencia han permitido al grupo reducir la cantidad de CO2 que emiten sus plantas de producción y envasado en más de 2.600 toneladas anuales.

Además, desde 2008 cuenta con un Departamento de Optimización Energética. Gracias a él, está disminuyendo el consumo de recursos naturales, revalorizando los subproductos y generando energía de origen renovable mediante la cogeneración, el biogás o la captación de energía solar y fotovoltaica.