puerto marin

La terminal de fruta del puerto de Marín cuenta con 210 metros de muelle con diez metros de calado.

Tras incrementar su capacidad operativa para el vaciado y la carga de vehículos pesados este mismo año y mejorar la flexibilidad en la salida de mercancía, con la incorporación de dos nuevos muelles de carga este mismo año, hasta alcanzar un total de ocho, Dávila Reefer Terminal tiene previsto seguir potenciando estas instalaciones del puerto de Marín en 2020.

Con estos trabajos, que se centrarán en un aumento de la capacidad de la cámara frigorífica número cuatro de las instalaciones de la terminal de fruta del recinto portuario pontevedresa, así como en mejoras en la eficiencia energética en la plataforma destinadas a reducir el consumo energético y mejorar las condiciones de estos productos perecederos, la compañía invertirá un total de 400.000 euros en su base del puerto de Marín.

Hasta ahora, Dávila Reefer Terminal dispone de ocho cámaras independientes con temperaturas que van desde los -25º a los 15º que acumulan una capacidad total para 5.100 palets, 105 conexiones exteriores ‘reefer, 210 metros de muelle con un calado de diez metros y control de temperatura automatizado, en unas instalaciones que, además, cuentan con certificado para el almacenamiento de producto ecológico.

Estas inversiones se enmarcan dentro de la buena progresión que está viviendo el tráfico de frutas en el puerto de Marín, con un crecimiento acumulado entre 2014 y 2018 de un 40%, con un ascenso también en el último año móvil, medido hasta el pasado mes de septiembre, de un 7,71%, con lo que el enclave gallego se coloca como el cuarto puerto del sistema portuario español por volúmenes en estos tráficos.