DB Schenker en Republica Checa ha instalado su propia estacion de servicio de GNC

Con el GNC, las emisiones de CO2 se han reducido un 30% y las emisiones de NOx, hasta un 60% menos.

Con el objetivo de reducir en un 20% sus emisiones de CO2 hasta 2020, en comparación con las emisiones de 2006, DB Schenker en la República Checa, ha abierto una estación de servicio de GNC que permite el suministro a coches, furgonetas y camiones de gas natural comprimido.

DB Schenker en Suecia ya utiliza camiones propulsados ​​por biogás congelado; en Austria, utiliza vehículos propulsados ​​por gas natural o hidrógeno. En la República Checa se centrará, principalmente, en el GNC, por lo que ya se ha puesto en funcionamiento la primera furgoneta impulsada por gas comprimido y está previsto que compren nuevos vehículos el próximo año.

La furgoneta está realizando actualmente su periodo de prueba en las carreteras checas. Las pruebas demuestran que las emisiones de CO2 se han reducido un 30% y las emisiones de NOx, hasta un 60% menos. Además, la combustión no libera sustancias cancerígenas, mientras que los costes operativos descienden un 30%. Sin embargo, como inconveniente, algunos propietarios de garajes subterráneos prohíben la entrada a vehículos de GNC.

20 vehículos para el 2016

La compañía continuará sus inversiones principalmente en Praga la zona centro de Bohemia para, poco a poco, tan pronto como los camiones adecuados estén ya en el mercado, se amplíe la flota para otras regiones. Para el 2016, se ampliará con 20 camiones más. Por el momento, la división sólo tiene ocho vehículos.

Esa estrategia se apoya también en la apertura de su propia estación de servicio. En un futuro, el volumen anual previsto de consumo de GNC por toda la flota de vehículos de DB Schenker podría alcanzar los 210.000 m³.

La compañía utiliza 160 vehículos de distribución en la República Checa, la mayoría de ellos con capacidad relativamente alta de carga. Está previsto su sustitución gradual por los vehículos a GNC a partir de 2016, aunque actualmente faltan vehículos que utilicen este combustible y cuya capacidad esté entre las 12 y las 16 toneladas.

A diferencia de los combustibles tradicionales o de gas licuado de petróleo (GLP), el gas natural comprimido (GNC) se caracteriza por una mayor seguridad, ya que puede dispersarse más fácilmente. Otras ventajas consisten en la imposibilidad de robo de combustible, el alto octanaje, hasta 130, funcionamiento económico y, sobre todo, la mínima contaminación del medio ambiente.