db-schenker-camion-carretera

Se están implementando diferentes soluciones para el transporte por tierra, mar y aire, pero también para el propio almacenaje.

Con el objetivo de convertirse en el proveedor líder de servicios de logística verde, DB Schenker puso en marcha en 2006 una serie de iniciativas pioneras en el sector en términos de responsabilidad medioambiental, entre las que se incluyen la consolidación de cargas, la priorización de modos de transporte más respetuosos con el medio ambiente y la renovación continua de la flota.

Además, trabaja en el desarrollo de soluciones logísticas sostenibles que permiten a sus clientes calcular y reducir la huella de CO2 de toda su cadena de suministro. Todo ello le permitirá alcanzar en el año 2020 los objetivos fijados y reducir en un 30% las emisiones de CO2, un gran avance en la consecución del 50% que se ha planteado para 2030.

Su compromiso abarca toda la cadena de suministro, por lo que se están implementando soluciones para el transporte por tierra, mar y aire, pero también para el propio almacenaje, como el uso de motores y combustibles innovadores y la implantación de medidas de eficiencia energética.

Solamente en 2018, el operador ha reducido las emisiones de gases de efecto invernadero en un 25,8% en transporte terrestre, un 9,3% en transporte aéreo y un 61,2% en transporte marítimo respecto a 2006.

Además, pretende reducir en un 18% el consumo de energía en sus almacenes para 2020, por lo que está llevando a cabo medidas de concienciación para un consumo responsable, ha instalado iluminación LED y pretende sustituir todos los elementos que sea necesario renovar por otros más ecológicos. Además, promueve el uso de materiales reciclables para reducir la huella de carbono.

En cuanto a la flota, el consumo de combustible ha caído un 25% en la utilizada por el personal gracias a los vehículos híbridos, que también está introduciendo en el transporte de mercancías, junto a los eléctricos y de gas.