En los últimos días, se ha venido hablando de la puesta en marcha del pasaporte sanitario europeo, un documento oficial y probablemente digital, que acreditará la situación sanitaria de su titular a efectos del Covid-19.

La idea es que la Comisión Europea presente ya en marzo una propuesta, con el fin de que los ciudadanos puedan disfrutar de una mayor movilidad en el seno de la UE por motivos laborales o de ocio.

El documento probaría que la persona ha sido vacunada o mostraría los resultados de las pruebas para aquellos que no han podido hacerlo aún, y aportaría información sobre la recuperación de la Covid-19. 

En este sentido, Fenadismer ha manifestado su preocupación de que el pasaporte sanitario pueda suponer un obstáculo para el normal desarrollo de la actividad del transporte por carretera, especialmente de los conductores que realizan transporte internacional.

La Federación recuerda que el ritmo de vacunación está siendo aún muy lento en casi todos los países de la UE y que el colectivo de transportistas no ha sido incluido entre los grupos de vacunación preferente, pese al carácter esencial de su actividad.

Por ello, va a solicitar, a través de la asociación europea UETR, de la que forma parte, exceptuar al sector de la obligatoriedad de presentar su pasaporte sanitario para sus desplazamientos en el interior de la Unión Europea.

Además, ha recordado la recomendación del Consejo Europeo de garantizar para este sector los corredores verdes libres de restricciones por motivos sanitarios.