Una operación conjunta de la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Agencia Tributaria ha conseguido desarticular una mafia china dedicada presuntamente al tráfico de drogas internacional y al blanqueo de capitales.

La supuesta organización criminal china detrás de este tipo de actividades utilizaba una red de empresas de paquetería postal regentadas por ciudadanos chinos como elemento intermediario que servía para facilitar su actividad ilegal.

En la operación han sido han sido detenidas 38 personas, de las que 23 han ingresado en prisión. Así mismo, también se han llevado a cabo 30 registros en domicilios, establecimientos comerciales y empresas de paquetería en las provincias de Madrid, Salamanca, Toledo, Asturias, Lugo y Las Palmas.

Los investigadores han podido detectar cómo este tipo de organizaciones criminales chinas han asumido el cultivo y adquisición de esta sustancia en España para posteriormente empaquetarla y distribuirla a otros países europeos como Francia, Alemania, el Reino Unido, Italia o los Países Bajos.

Estas organizaciones adoptan un alto grado de opacidad y hermetismo en las comunidades y zonas donde se asientan, tratando de pasar desapercibidas y dificultando su detección por los distintos cuerpos policiales, aunque la coordinación establecida durante la operación ha permitido la identificación y desarticulación de este grupo mafioso.