La Policía Nacional desmantela un importante punto de receptación de efectos sustraídos en camiones

La Policía Nacional ha desmantelado un importante punto de receptación de efectos sustraídos en camiones

La Policía Nacional ha desarticulado en Barcelona una banda que se dedicaba a robar mercancías de camiones estacionados en las áreas de servicio, que posteriormente vendían en el mercado negro.

En la operación han sido detenidas cuatro personas que tenían alquilada una nave en la comarca barcelonesa del Maresme, donde guardaban los objetos sustraídos y donde se han incautado más de 10.000 productos de automoción, prendas de vestir, electrónica e informática valorados en 400.000 euros.

Según indican desde la Policía, los ladrones aprovechaban los periodos de descanso de los conductores para forzar las puertas del semirremolque o rasgar las lonas, de ahí que en el argot policial se les llame «teloneros», para comprobar el tipo de efectos que transportaba el camión.

Cuando consideraban que podían tener salida en el mercado ilícito, sustraían parte de la mercancía y la cargaban en una furgoneta para trasladarla a la nave que tenían alquilada en la comarca del Maresme, donde la almacenaban hasta poder darle salida vendiéndola a un precio muy inferior a la de mercado.

Intimidación a conductores

Normalmente, el conductor no se percataba del robo por encontrarse dormido o ausente del vehículo, pero en otras ocasiones los ahora detenidos intimidaban y amenazaban al profesional del transporte antes de darse a la fuga.

El operativo policial que ha permitido localizar la nave industrial y su posterior registro se ha saldado con la intervención de 10.000 artículos que se encontraban en su interior.

Entre ellos se encuentran 6.000 prendas de vestir, 2.000 recambios de automoción, 900 pares de calzado y más de 1.000 pequeños electrodomésticos. En el almacén fueron detenidos dos hombres que se encontraban en el interior y posteriormente otros dos a partir de las informaciones recogidas.

Los detenidos, a quienes se les imputan los presuntos delitos de receptación, robo con fuerza, robo con intimidación y robo/hurto de uso de vehículo de motor ajeno, fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial correspondiente, quien decretó la libertad con cargos a la espera de juicio para todos ellos.