policia-decomisa-tractora-puerto-barcelona

Entre los seis vehículos decomisados en esta operación se encontraba una tractora.

Esta misma semana, la Policía Nacional y la Agencia Tributaria han desarticulado una organización que supuestamente se dedicaba al tráfico de cocaína en contenedores marítimos, formada por seis personas, todas ellas trabajadores ligados a empresas que trabajan en el puerto de Barcelona, especialmente de los ámbitos del transporte portuario y del control de accesos de una terminal.

En la ‘operación Livorno‘, llevada a cabo con la colaboración de la Guardia de Finanza de Italia, se han decomisado 5.000 kilos de cocaína alojados en tres contenedores en el enclave barcelonés y se han realizado siete registros domiciliarios, en los que se han intervenido 27.370 euros en efectivo, seis vehículos, entre los que se encontraba una cabeza tractora, teléfonos móviles encriptados y diverso material informático.

En particular, este grupo venía utilizando a los dos informáticos que trabajaban en una terminal portuaria para, según la Policía Nacional, colocar los contenedores cargados en zonas con menores medidas de seguridad y a las que accedían miembros de la agrupación investigada.

La operación policial se inició en el mes de enero del presente año gracias a la colaboración internacional con autoridades italianas y colombianas que informaron de la existencia de contenedores con destino el puerto de Barcelona que podrían llevar estupefacientes entre su carga.

A su llegada al recinto portuario catalán, los investigadores se incautaron de dos contenedores, con 643 kilos de cocaína y otros 2.443 kilos, respectivamente, y detuvieron a un ciudadano español que formaba parte de una organización centrada en el rescate de la mercancía ilícita que llegaba a Barcelona mediante contenedores marítimos.

Posteriormente, nuevas investigaciones realizadas permitieron interceptar un tercer contenedor en una de las terminales portuarias de la rada barcelonesa que portaba más de 2.000 kilos de cocaína.