La «Operación Calderilla» puesta en marcha por la Policía Nacional ha permitido desarticular a un grupo itinerante que asaltaba furgonetas de transporte de dinero. Alguno de los detenidos cuenta con antecedentes por robos en distintas localidades.

Una vez llegaban a su destino, controlaban los itinerarios de los vehículos dedicados a la recaudación de máquinas recreativas para así poder escoger el momento idóneo para acceder a su interior y sustraer el dinero, según informó la Policía en nota de prensa.

El pasado mes de julio arrancaba esta investigación cuando los agentes tuvieron conocimiento de que varias localidades asturianas habían sido víctimas de diversas sustracciones durante el traslado del dinero recaudado de máquinas recreativas.

Las primeras pesquisas permitieron a los investigadores conocer el modo de operar del grupo, que una vez localizaba las compañías dedicadas a la recaudación, seguía a las furgonetas durante varios días y fijaban el lugar en el que serían asaltadas. Aprovechaban la ausencia del conductor cuando entraba a los locales a recoger el dinero para forzar la puerta trasera y romper la caja fuerte. En una ocasión, llegaron a sustraer 5.000 euros.

El pasado día 12 de septiembre el conductor de una de estas furgonetas se percató de que la ventanilla trasera de su vehículo estaba fracturada. Gracias a los datos ofrecidos por una testigo del robo los agentes lograron identificar a los autores, así como la furgoneta de alquiler que utilizaron en su huída.

La Policía ha logrado localizar y detener a los delincuentes en Madrid gracias a la colaboración de las diferentes plantillas implicadas. En el posterior registro realizado en la furgoneta, se incautaron varias bolsas que contenían dinero procedente de su último golpe, varios equipos de comunicación portátil, así como inhibidores de frecuencia.

Los arrestados habían actuado durante los primeros días del mes de septiembre en Asturias, donde se les atribuyen robos en Gijón y Avilés. En esta última localidad fueron sorprendidos cuando forzaban una caja fuerte y lograban darse a la fuga.

En el mes de agosto, en la misma localidad asturiana fueron detenidos otros dos miembros del grupo a los que se les imputan doce hechos similares cometidos en Oviedo, Gijón y Avilés.