Gruas en la terminal de contenedores del puerto de barcelona 2

Puerto de Barcelona

El volumen de tráfico total del puerto de Barcelona en el primer trimestre de este año se ha situado en 10,2 millones de toneladas, lo que supone un descenso del 3,6% respecto al mismo periodo del año pasado, aunque el mes de marzo presenta una evolución positiva.

La carga general registra un incremento acumulado del 3% de enero a marzo, con 6,6 millones de toneladas manipuladas, pero los descensos ya apreciados los meses anteriores en los líquidos y sólidos a granel han empujado el tráfico total a la baja.

Los líquidos a granel suman 2,7 millones de toneladas, con una caída del 11% debido, especialmente, al gas natural, gasóleo y biocombustibles, mientras que la gasolina y el fuel suben; los sólidos a granel han descendido un 22%, hasta 933.340 toneladas, en parte a causa del descenso de tráfico en productos que en 2014 han crecido de forma destacada.

En ambos casos, el puerto ha destacado que son mercancías que no están sometidas a mucha regularidad en el transporte gracias a las altas capacidades de almacenaje de la infraestructura catalana, y en las que los cambios por necesidades operativas o de servicio se reflejan muy directamente en las estadísticas a corto plazo, pero se consideran situaciones ocasionales.

Crecen el SSS y los tráficos de vehículos

Sin embargo, dos de los tráficos estratégicos del puerto de Barcelona, el tráfico de vehículos y el Short Sea Shipping, han crecido a ritmo de dos dígitos. Las líneas de las autopistas del mar con Italia y el norte de África han totalizado el movimiento de 32.918 UTI , lo que supone un 16% más respecto al mismo periodo de 2014.

El tráfico de vehículos nuevos ha aumentado un 17% y suma 203.741 unidades; más de la mitad de este tráfico, 116.808 vehículos, son exportaciones, lo que supone un 13% más, mientras que las importaciones han aumentado un 55% y llegan a los 40.652 vehículos.

En cuanto a los pasajeros, entre enero y marzo han pasado por el puerto catalán 375.443, un 4% menos que en el primer trimestre de 2014. Este incremento en el pasaje de los servicios de ferry, que representa 143.345 pasajeros, no ha podido compensar el retroceso del 8% de los cruceristas, que se han situado en 232.098, un comportamiento que se prevé que se invierta en los próximos meses, ya que las escalas programadas apuntan a un crecimiento en el conjunto del año del 6%, volviendo a la cifra de 2,5 millones de cruceristas.