El mercado inmologístico catalán ha mantenido en el tercer trimestre el mismo número de operaciones que en el mismo período del año anterior, según reflejan los datos de Consulta Navesbarcelona.

Se constata al mismo tiempo, una reducción del 45% en el volumen de superficie contratada, llegando a los 100.000 m². Esto es consecuencia de la falta de operaciones por encima de los 10.000 m², que representan el 10% frente al 35% de 2019.

Más allá de la prudencia con la que están actuando algunos actores del mercado por la influencia del Covid-19, cabe destacar la falta de inmuebles con disponibilidad inmediata en un radio de 30 km alrededor de Barcelona.

La absorción en este entorno supone un 86% de las operaciones, mayoritariamente en un rango de entre 5.000 y 10.000 m², con una superficie media cercana a los 6.900 m².

Disponibilidad y rentas

En el tercer trimestre, se han incorporado unos 150.000 m² al parque logístico, totalizando 4.700.000 m² de inmuebles en rentabilidad. En los próximos 12 meses, se incorporarán otros 286.400 m², de los cuales un 48,45% aún no tiene inquilino.

El ratio de disponibilidad ha descendido ligeramente respecto el segundo trimestre, situándose en torno al 4%, debido a las contrataciones en la primera corona.

Destacan dos operaciones de 28.500 m2 y 14.600 m2 en Sant Esteve Sesrovires y en Parets del Vallès. A menos de 30 km de Barcelona, solamente se encuentran disponibles unos 50.000 m², que se concentran en pocos inmuebles.

Las rentas se han mantenido en todo el mercado en torno a los 7 euros/m²/mes en zona prime, en 4,50-5 euros/m²/mes en el área metropolitana y entre 3,50-4,20 euros/m²/mes en el resto del territorio catalán.

Desde la consultora prevén que las operaciones a medio plazo se desarrollarán en ubicaciones más alejadas, especialmente en lo que se refiere a proyectos de formato mediano y grande o llave en mano en primera corona. Cada vez resultará más difícil contar con soluciones por encima de los 10.000 m² debido a la escasez de suelos.