trafico-de-pasta-de-papel-en-el-puerto-de-tarragona

La carga general no contenerizada ha aumentado un 29,9%, destacando el ascenso del 47,4% en la pasta de papel.

En los primeros siete meses de 2018, el puerto de Tarragona ha movido 19 millones de toneladas, lo que supone un descenso del 1,3% respecto el mismo periodo del año pasado. La caída ha sido mayor a nivel mensual, puesto que en julio se ha reducido un 10,8% el tráfico, que se ha situado en 2,5 millones de toneladas.

Una de las principales causas del descenso son las obras de mantenimiento de las instalaciones de Repsol, que han afectado a las cifras registradas en los primeros días del mes. En lo que respecta a los graneles líquidos, aunque el crudo ha repuntado un 9,3% hasta las 878.755 toneladas, los productos petrolíferos han retrocedido un 34,4% y los químicos un 17,4%.

Por su parte, los graneles sólidos han descendido un 8,3%. Destacan los productos agroalimentarios, que han crecido apenas un 0,6% hasta las 342.844 toneladas, por la disminución de piensos y forrajes, pero en el acumulado han anotado un ascenso del 62,5%.

Además, conviene señalar el crecimiento de frutas, hortalizas y legumbres del 460,6%, pasando de las 15.488 toneladas a 86.828 toneladas. También en el apartado de los graneles sólidos, se ha llegado a las 70,000 toneladas en lo clasificado como ‘Resto’, referido a guisantes procedentes del este de Europa que están realizando varios clientes finales con diferentes empresas estibadoras.

La carga general no contenerizada ha aumentado un 29,9%, con un alza del 47,4% en la pasta de papel hasta las 65.000 toneladas y del 62,7% en los productos siderometalúrgicos, también con unas 65.000 toneladas, mientras la sal común ha repuntado un 128,8%.

Otro dato significativo del mes de julio es el de cruceros, con 14.089 pasajeros que implican un incremento del 25,1%. Desde enero, se han registrado 51.630 cruceristas, un 137,5% más, que han llegado al puerto en 31 escalas, 82,4% más que las 17 del ejercicio anterior.