Tras casi una semana de paros en los que Renfe ha tenido que eliminar gran cantidad de trenes y en los que se han producido graves afectaciones al servicio en diferentes áreas, la empresa y Semaf han alcanzado un acuerdo para desconvocar la huelga.

Así pues, el sindicato asegura que “gracias al rotundo seguimiento realizado de las jornadas de huelga, en las que se ha transmitido el gran malestar del colectivo frente a la gestión de la dirección de la compañía, habéis hecho posible conseguir las reivindicaciones que demandábamos”.

Al tiempo, la dirección del operador defiende que el “acuerdo entre empresa y sindicato contempla una serie de medidas para recuperar progresivamente los servicios suprimidos por la pandemia, cosa que Renfe ya viene llevando a cabo.

En este sentido, Semaf afirma que ha conseguido con estas movilizaciones la recuperación de trenes quitados por la pandemia, la recuperación de las plantillas con procesos de ingreso de personal y movilidad geográfica, así como el «compromiso de la integridad de la empresa pública y sus empleados frente a posibles trasferencias».

El operador público asegura, por su parte, afirma que los procesos de formación y homologación se han retrasado debido a la pandemia y asegura que está incorporando a su plantilla, desde el final del estado de alarma, 924 nuevos maquinistas, incorporaciones que finalizarán en los próximos meses. Con ello, el número total de maquinistas se situará en 5.720, según la empresa.