La Guardia Civil ha descubierto lo que considera la primera plantación de marihuana móvil que aprovecha el interior de semirremolques frigoríficos.

En el marco de la operación ‘Bime‘, desarrollada en Salamanca, Zamora y Valladolid, se han intervenido 781 plantas de marihuana, material para su cultivo y dos semis que eran utilizados para las plantaciones de marihuana.

La operación se inició a principios de año, cuando los agentes detectaron que un grupo de personas residentes en varias localidades de la provincia de Salamanca, se dedicaban de forma profesional al cultivo de marihuana.

Posteriormente, la Guardia Civil constató que los integrantes de la organización se habían trasladado a pueblos con escasos habitantes para cultivar la marihuana, consiguiendo de esta forma pasar desapercibidos, ya que las instalaciones contaban con sofisticados sistemas para la eliminación de olores y ruidos que pudieran molestar a los vecinos.

Igualmente, los agentes pudieron comprobar que las personas investigadas, acudían diariamente a los lugares donde cultivaban la droga para realizar los cuidados necesarios y así obtener grandes producciones.

Por otra parte,, la organización  había creado unas plantaciones itinerantes en el interior de unos semirremolques frigoríficos que eran empleados para trasladar la droga de un lugar a otro en caso de detectar presencia policial, con lo que conseguían instalarse en nuevos emplazamientos discretamente.