Adif adjudica el contrato de suministro eléctrico para la red ferroviaria en 2013

Renfe ha cifrado en el 4,29% el seguimiento de la primera jornada de huelga convocada en la operadora por CCOO, Sindicato Ferroviario y CGT, mientras que estos sindicatos han elevado hasta el 80% el porcentaje de trabajadores que se han sumado al paro.

En el caso de Adif, la empresa gestora de las infraestructuras ferroviarias, la compañía estima que han seguido el paro el 5,5% de los empleados del turno de noche y el 7,79% de los de la mañana, mientras que los sindicatos lo elevan hasta el 85%.

Las compañías y las organizaciones sindicales coinciden no obstante en que este primer día de huelga se han desarrollado con normalidad, sin incidentes y con cumplimiento de los servicios mínimos.

En concreto, Renfe ha asegurado que en los turnos de noche y los primeros de la mañana se han sumado a la convocatoria 384 empleados de la compañía, de un total de 9.000 trabajadores. De su lado, CCOO ha estimado que se han adherido al paro el 80% de los trabajadores de la operadora que podían hacerlo por no estar incluidos en servicios mínimos, ni de baja, ni de vacaciones.

En cuanto a los viajeros afectados, la compañía ferroviaria ha asegurado que, hasta el momento,  todos los que tenían billete para alguno de los trenes que no han salido por no estar incluidos en servicios esenciales han sido recolocados en otros trenes.

Por su parte, el sector ferroviario de CCOO ha pedido «disculpas» por las molestias causadas por el paro a los ciudadanos, si bien han pedido que se comprenda el motivo de la convocatoria, la necesidad de aumentar el número de trabajadores tanto en Renfe como en Adif.

La jornada de huelga en Renfe ha arrancado a las 01:00 horas del pasado jueves y continuará este viernes 1 de agosto, si bien en este caso sólo por la convocatoria del Sindicato Ferroviario y CGT. El paro en Renfe coincide con otro de 46 horas ininterrumpidas en Adif, que también ha comenzado en la madrugada del 31 de julio y continúa el viernes, al que llaman todos los sindicatos de su comité de empresa salvo UGT.

Con estos paros, los sindicatos convocantes pretenden protestar por los déficits de personal que a su juicio presentan las dos compañías ferroviarias, a las que reclaman el diseño de sendos planes de recursos humanos que fijen sus necesidades de trabajadores y el rejuvenecimiento de sus plantillas.