Con ‘Madrid Central’, el proyecto estrella del Ayuntamiento de Madrid en vigor, que a día de hoy adolece de importantes incumplimientos por parte del consistorio respecto de lo prometido y con la obligatoriedad de llevar el distintivo medioambiental de la DGT visible para poder circular en Madrid desde este mismo miércoles de Abril, algo que para la consejera de Movilidad Inés Sabanés se debe a un proyecto del anterior gobierno y no a la imposición de su departamento, el análisis que se hace no puede ser menos autocomplaciente.

El balance de ‘Madrid Central’ desde su puesta en marcha «no ha sido el caos apocalíptico que se anunciaba«, tal y como ha asegurado Francisco José López Carmona, director general de Vigilancia de la Circulación del Ayuntamiento de Madrid, en una jornada organizada por UNO en la sede de la CEOE en Madrid, para pasar revista al estado actual de la distribución urbana de mercancías en la capital.

Además «desde el punto de vista técnico, Madrid Central ha sido un éxito«, según el técnico municipal. Así en la encuesta realizada a través del servicio 010 del ayuntamiento, «la valoración positiva está por encima del 70%» y se han obtenido las mejores valoraciones desde el punto de vista medioambiental, con efectos visibles en cuanto a la reducción del ruido ambiental medido en el 40% de las estaciones de medición.

Una de las primeras consecuencias, siempre según el análisis de López Carmona, ha sido la mejora de los usos profesional del viario público, no solo para la movilidad en sus diferentes facetas sino también en la distribución urbana de mercancías (DUM). Además de la reducción del tráfico, se ha observado una reducción en el uso del viario en la zona acotada y también las zonas limítrofes, con una reducción de hasta un 3%, lejos de experimentar un efecto frontera negativo.

La percepción que se tiene desde el ayuntamiento es que «no se ha producido un impacto importante en relación con la DUM«, de forma que en un reciente control efectuado a 244 vehículos, sólo se detectó un incumplimiento en tres vehículos en cuanto a horario o a etiquetado.

Francisco Jose Lopez Carmona_Ayuntamiento Madrid

Para Francisco José López Carmona, el balance de ‘Madrid Central’ desde su puesta en marcha «no ha sido el caos apocalíptico que se anunciaba”.

Por su parte, la concejal de Movilidad del ayuntamiento madrileño, Inés Sabanés, ha incidido en señalar que estos cambios que ya están, se pueden enfocar de forma resistente o como una medida planificada que representa una oportunidad para la ciudad «que debe venir vinculada a una ayuda a la transición, dirigida a proteger a los colectivos más vulnerables, como son el pequeño comercio y los autónomos del sector de la distribución«.

Hartazgo de los transportistas

No parece que esta percepción coincida con la de los transportistas, que el 8 de abril anunciaron que se levantaban de la mesa de negociación, con la excepción de UNO, tras las reiteradas reclamaciones planteadas por las asociaciones sectoriales ante la Delegación de Medio Ambiente y Movilidad del ayuntamiento de Madrid, que siguen sin respuesta por parte del consistorio.

Se ha tomado la decisión de “no volver a reunirse hasta que por parte del Ayuntamiento de Madrid exista un compromiso real de negociar las legítimas reivindicaciones planteadas por el colectivo de transportistas madrileños”.

Por otro lado, este pasado martes se conocía la autorización de la distribución nocturna en Madrid Central, en una franja horaria desde las 23:00 hasta las 07:00 para este tipo de reparto, siempre y cuando la empresa disponga de un permiso especial que se concederá con una periodicidad anual.