El carajal que hay liado con las ayudas para superar la crisis sanitaria se complica aún más con el endiablado mapa de reinos de taifas en que ha degenerado el proyecto de descentralización que suponían las comunidades autónomas.

Precisamente a este respecto, Fenadismer denuncia que cada región está adoptando «posiciones dispares en relación a la inclusión o no del sector del transporte de mercancías en dichas ayudas, lo que demuestra la poca sensibilidad de sus Gobiernos autonómicos con el sector del transporte por carretera».

En concreto, la patronal señala a Madrid, Valencia o Andalucía, frente a otras autonomías que sí que han incluido al sector, como Castilla-La Mancha, Castilla y León o Navarra.

Como consecuencia, la organización empresarial se plantea «solicitar a las restantes comunidades autónomas que aún no han convocado las ayudas en sus respectivos ámbitos, para que sea incluido el sector del transporte de mercancías al haber sido afectado directamente por la pandemia en muchos de los subsectores de actividad, al igual que los restantes sectores económicos».

En principio, en marzo se habilitaron 7.000 millones de euros para ayudar a los diferentes sectores económicos a hacer frente a las consecuencias de la covid-19, cuya gestión se ha encomendado a las Comunidades Autónomas, con carácter finalista.

Así pues, estas cantidades deben aplicarse a la satisfacción de la deuda y pagos a proveedores y otros acreedores, financieros y no financieros, así como los costes fijos incurridos, siempre y cuando éstos se hubieran originado entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de mayo de este año, debiendo comprometerse el autónomo o pyme beneficiaria a mantener su actividad al menos hasta el 30 de junio de 2022.