La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal que introducía marihuana y hachís en Alemania, los Países Bajos, Luxemburgo y Francia simulando el uso de vehículos de diversas empresas de transporte.

Como parte de esta operación ‘Transmane’, se han realizado 13 registros en las provincias de Málaga, Sevilla y Cádiz donde se ha incautado 280 kilogramos de hachís, 500 kilos de marihuana, 68.000 euros en efectivo, joyas valoradas en 400.000 euros, 12 vehículos valorados en 850.000 euros, tres armas, 50 teléfonos y distinto material electrónico e informático, detalla en una nota de prensa.

Los cuerpos policiales han podido constatar que la organización utilizaba distintos vehículos, sobre todo de alquiler y rotulados igual que los de las conocidas empresas de logística y de transporte.

De igual modo, en estos trasportes también solían utilizar vehículos lanzadera para advertir de la presencia policial y otros detrás de la furgoneta caracterizada que hacía funciones de seguridad.

Así mismo, en marzo de este año, los investigadores han detectado un camión que partió de una de las naves que estaba siendo sometida a vigilancia, por lo que se le siguió hasta pararlo en el peaje de Irún., cuando se descubrió en el interior de la maquinaria de frío industrial que transportaba 280 kilogramos de hachís y 65 kilogramos de marihuana.

Como consecuencia, se comprobó que la organización estaba perfectamente organizada y jerarquizada y liderada por un ciudadano alemán, residente en el municipio gaditano de Puerto de Santa María.

Así mismo, el grupo delictivo también contaba en su plantilla con los conductores de los vehículos encargados del transporte, personal de vigilancia y protección, así como con mecánicos.