tren-de-db-cargo

DB sigue trabajando para profundizar en su digitalización y ofrecer cada vez más servicios y opciones de movilidad.

Deutsche Bahn, DB, ha registrado una caída del 6,7% en la primera mitad de 2018 en los tráficos ferroviarios de mercancías. El semestre no ha sido fácil para el operador, aunque el uso de sus infraestructuras se mantiene al alza, con un incremento del 1.1% en la demanda hasta los 540 millones de kilómetros.

El porcentaje de uso de las infraestructuras se ha situado en el 31,9% en estos seis meses, un 30,8% por encima de las cifras de 2017. Los gastos de capital han aumentado considerablemente, pasando de los 1.500 millones de euros a los 1.900 por la gran campaña de inversión que está acometiendo DB.

Desde el grupo, se muestran convencidos de que el ferrocarril cada vez atraerá más tráficos y creen que los próximos años brindarán nuevas oportunidades de crecimiento para esta industria, que se ha convertido en una pieza fundamental para luchar contra el cambio climático y acometer una transición exitosa hacia el transporte sostenible.

Además, en el caso de DB, sigue trabajando para profundizar en su digitalización y ofrecer cada vez más servicios y opciones de movilidad para sus clientes, con la idea de presentar una nueva estrategia en este ámbito a finales de año.

Con 21.500 millones de euros, los ingresos del grupo han aumentado un 2,3% entre enero y junio, aunque en términos comparables, el avance asciende al 3,8%. En total, a lo largo de 2018, el operador espera obtener unos ingresos de 44.000 millones.

Las ganancias antes de intereses e impuestos, EBIT, han llegado a los 974 millones, un 17,4% por debajo de las de 2017, debido a los recargos por las inclemencias del tiempo, la caída en los volúmenes de carga ferroviaria y el aumento de las inversiones para garantizar la puntualidad.