Tren de Deutsche Ban Cargo

Deutsche Bahn, que transporta más de 620.000 toneladas de carga al día.

El operador ferroviario estatal alemán Deutsche Bahn emprenderá acciones legales contra el sindicato de maquinistas que ha venido realizando una huelga desde el miércoles 5 de noviembre, prevista hasta el lunes 10 del mismo mes y que ha paralizado el transporte de pasajeros y de carga en todo el país, según han informado diversas agencias.

La Magistratura Laboral de Hesse, en el centro de Alemania, había rechazado un recurso de los ferrocarriles alemanes, que pedían declarar ilegal la huelga. Mientras, el sindicato había rechazado una petición de la patronal para interrumpir la huelga al menos este domingo, para no afectar así a las festividades de los 25 años de la caída del muro de Berlín.

El mismo jueves, Deutsche Bahn solicitó una orden judicial en la corte laboral de Fráncfort después de que el sindicato GDL haya rechazara una oferta de mediación y diera comienzo a la que sería la huelga más larga en la historia del sector ferroviario desde la post-guerra.

«Hemos decidido comenzar acciones legales contra esta huelga», se ha declarado desde la empresa. Se estiman que una huelga ferroviaria de más de tres días podría costarle a la economía alemana hasta 100 millones de euros al día si las plantas de montaje deben interrumpir su trabajo debido a escasez de suministros. Casi el 20% de las mercancías alemanas son trasladadas por ferrocarril.

Este tipo de conflictos son inusuales en Alemania, un país en el que, con frecuencia, las empresas y los sindicatos resuelven los problemas durante las negociaciones. Sin embargo, GDL ya ha realizado otra huelga, de 60 horas, durante un fin de semana de vacaciones escolares, dejando parados a millones de pasajeros.

El fin de la huelga se adelanta al sábado

El sindicato de maquinistas de la empresa de ferrocarriles alemanes ha adelantado el fin de la huelga a este sábado 8 de noviembre por la tarde.

El paro finalizó el sábado a las 18:00 horas, en lugar del lunes a las 04:00 horas, en una decisión tomada justo después de que el Tribunal Laboral del Estado de Hesse aprobara en segunda instancia la huelga, rechazando la petición del Deutsche Bahn para detenerla, después de que el jueves el tribunal laboral de Fráncfort rechazara la solicitud de un recurso de urgencia.

Incremento del 5%

La mayoría de los trenes de carga interrumpieron sus servicios a última hora del miércoles y los de pasajeros antes de la madrugada del jueves.

El sindicato GDL, que representa a 20.000 trabajadores de los 196.000 que conforman la plantilla de DB, acusó a la compañía de negarle el derecho de negociar en nombre de 17.000 auxiliares ferroviarios. Pide un aumento de 5% para los maquinistas y reducir la semana laboral a 37 horas desde 39.

Las industrias más afectadas por la interrupción de los trenes de carga son las automotrices, las compañías químicas y las siderúrgicas. Los fabricantes de automóviles han intentado desviar algunos de sus suministros, con el objetivo de evitar interrupciones en la producción.